Aportación sobre la estrategia de inclusión de la Producción ecológica como componente de desarrollo rural

Anna Mor García
Silvia Faus Torá
Antonio Colom Gorgues
Pere Sabaté Prats


"El desarrollo no debería estar limitado a la satisfacción de las necesidades básicas. Hay otras necesidades, otras metas y otros valores; el derecho a dar y recibir ideas y estímulos. Hay una profunda necesidad de participar en la formación de la base de la existencia de uno mismo, y hacer alguna contribución en la consolidación del futuro del mundo".

Declaración del Cocoyoc

 

INTRODUCCIÓN

El nuevo tratado de la Unión Europea firmado el 7 de febrero de 1992 para todos los estados miembros incorporó a los principales objetivos la promoción de un crecimiento sostenible con el medio ambiente.

Toda concepción de desarrollo que proponga y oriente la actividad económica y social hacia determinados objetivos, ignorando el contexto ambiental del sistema social, tarde o temprano llevará a un proceso de deterioro del medio natural que a largo plazo puede frustrar el logro de los objetivos socioeconómicos. Por otra parte, una concepción estrictamente ecologista o ambientalista que haga abstracción del sistema social, sus conflictos en términos de poder, sus desigualdades, ocasionará también un deterioro del medio ambiente, al no considerar los factores causales de orden social y económico que dan origen a este deterioro y aplicar criterios de racionalidad ecológica ajenos muchas veces a los objetivos sociales.

Es necesario que el desarrollo se haga en términos de sostenibilidad: el informe BRUNDTLAND de la Comisión Mundial sobre el Medio ambiente y desarrollo define el desarrollo sostenible como el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades, este informe también pone de relieve que en los países desarrollados con sólo el 26% de la población mundial eran responsables del 80% del consumo mundial de energía, acero y otros metales, de papel y aproximadamente del 40% de los alimentos.

La transformación de las prácticas agrarias ha conducido en muchas regiones de la UE a la sobreexplotación y degradación de los recursos naturales de los cuales al fin y al cabo depende la propia agricultura: suelo, agua y aire. A la vez que esos problemas de degradación del medio ambiente debido a la aplicación de la Política Agrícola Común, que en sus objetivos iniciales quería garantizar el suministro de alimentos a precios razonables, estabilización de los mercados y nivel de vida aceptable para los agricultores, surgieron otros problemas tales como: sobreproducción, acumulación de excedentes y la despoblación del mundo rural.

Además de la degradación ambiental que supone, el sistema actual genera sobreproducción con costes muy elevados para el presupuesto comunitario sin mejorar el nivel de ingresos de los agricultores europeos. La reforma de la PAC, así como, de un modo más general, la reflexión sobre el futuro del mundo rural y la toma de conciencia, sobretodo por parte de los políticos, de la importancia de la preservación del medio ambiente han contribuido al reconocimiento y desarrollo de la agricultura ecológica.

Es conveniente potenciar las ventajas específicas de las regiones menos ricas y sus valores naturales más destacables, de manera que puedan llegar a ser una de las bases de su desarrollo socioeconómico, desarrollar vías y salidas económicamente rentables para las explotaciones que presentan desventajas estructurales y naturales importantes con respecto a las explotaciones "modernas" de tipo industrial.

En el plano económico el aprovechamiento de producciones dotadas de características propias constituye una interesante alternativa para este tipo de explotaciones de carácter "familiar", a la vez que se observa por parte del consumidor una demanda creciente de productos "naturales".

La agricultura ecológica es una respuesta, ya que da productos naturales exentos de residuos químicos y puede ser la alternativa en las zonas rurales con agricultura poco competitiva y con un medio ambiente para conservar.

Dentro del marco del programa LEADER II y como una medida subvencionable por éste, tienen cabida los programas que presenten innovación rural y capacidad de demostración. La agricultura ecológica constituye una verdadera vía de diversificación y cuenta con algunas ventajas en el marco de la reflexión que mantiene actualmente el mundo agrario.

 

AGRICULTURA ECOLÓGICA

 

Definición, características y objetivos

La agricultura ecológica puede definirse como un sistema de gestión de la explotación agraria que implica importantes restricciones en cuanto al empleo de fertilizantes y de plaguicidas. Se trata de un método de producción basado en prácticas de cultivo variadas, que denota la preocupación por proteger el medio ambiente y el deseo de fomentar un desarrollo agrario sostenible.

Se basa fundamentalmente en cuatro aspectos:

• En primer lugar, la integración lo más completa y profunda de todos los procesos naturales, y aprovechar estos procesos naturales como nutrientes, la fijación del nitrógeno, la relación entre los insectos y los depredadores, es decir, los equilibrios biológicos entre especies, etc.

• En segundo lugar, la disminución en el uso de inputs, de medios de producción externos a la explotación, que tienen un potencial importante para provocar daños al medio ambiente, como: medios químicos, fertilizantes, insecticidas, herbicidas, hormonas para el crecimiento de los animales, utilización abusiva de estiércol, etc.

• En tercer lugar, la utilización de potencial biológico y genético de las plantas y animales, subempleado en muchos casos.

• Y en último lugar, mejorar la relación entre los cultivos, las alternativas de cultivos y el potencial productivo de las limitaciones del suelo, una mejor utilización de la interacción entre agua-suelo-planta.

El objetivo principal de la agricultura ecológica no es ya exclusivamente maximizar los rendimientos, sino hacerlos compatibles con la estabilidad del ecosistema implicado.

 

Normativa

Se entiende como producción agraria ecológica los sistemas de producción y elaboración de productos agroalimentarios el objetivo fundamental de los cuales consiste en la obtención de alimentos de máxima calidad con respecto al medio ambiente.

Los productos que se obtienen mediante este sistema deben seguir las indicaciones referentes al método de producción ecológica que se dan en el Reglamento (CEE) 2092/91 del Consejo de 24 de junio de 1991, sobre producción agraria ecológica y su indicación en productos agrarios y alimentarios y sus modificaciones posteriores. Este Reglamento está traspuesto a la normativa española mediante el Real Decreto 1852/1993, sobre producción agraria ecológica y su indicación en productos agrarios y alimentarios.

La normativa que contempla el régimen de ayudas para este sector esa recogida en el anejo I.

 

Producción

La producción en este sector ha evolucionado de manera desigual en los distintos países de la UE acorde con la mentalidad y el desarrollo económico de éstos. El país europeo pionero en esta actividad fue Francia, seguido de Dinamarca, Alemania, Reino Unido, Irlanda y Países Bajos. También es diferente la evolución en cuanto a productos, la principal productora de cereales es Francia junto con los países del Norte de Europa; en el sector de frutas y hortalizas podrían destacar España e Italia debido a su enorme potencial. Las frutas aún tienen una producción restringida y se cultivan fundamentalmente en Alemania, Países Bajos y Bélgica. En cuanto a ganado y sus derivados, la producción se centra también en los países del Norte.

En España es todavía incipiente si la comparamos con la de otros países europeos, la agricultura ecológica española es un sector que se perfila con enormes posibilidades de futuro, tanto en su mercado exterior como en su exportación. Actualmente, alrededor de 1.000 profesionales están agrupados en el Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica (CRAE). Este organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se encarga de supervisar y vigilar la calidad de los productos y establecer las normas y los procedimientos que pueden emplearse para la obtención de productos ecológicos para consumo. Éstos deben ir identificados con una etiqueta numerada, proporcionada por el propio Consejo Regulador y que garantiza su autenticidad.

 

Tabla 1. Número de productores y superficie dedicadas a la agricultura ecológica en 1995

 

COMUNIDAD AUTÓNOMA      N.º TOTAL DE PRODUCTORES SUPERFICIE TOTAL INSCRITA (Has)

 

Andalucía 277 6455,6

Aragón 79 5401,95

Asturias 15 39,73

Baleares 49 1527

Canarias 78 508,99

Cantabria 1 1,75

Castilla La Mancha 33 811,38

Castilla y León 10 1018,07

Cataluña 182 4924,1

Extremadura 20 1210,62

Galicia 7 12,35

Madrid 4 22,44

Murcia 55 266,91

Navarra 37 629,67

La Rioja 1 24,39

País Vasco 18 39,94

Valencia 176 1182,87

 

Total 1042 24077,76

 

 

 

 

Tabla. Superficies dedicadas a agricultura ecológica según cultivo en 1995

 

CULTIVO SUPERFICIE (Has)

Cereales y cultivos extensivos 7373,55

Frutales/Cítricos/F. secos 5016,51

Hortalizas 631,03

Vid 858,99

Olivar 4771,09

Plantas aromáticas y medicinales 178,47

Pastos y praderas 5253,24

Fuente: MAPA

 

 

Rendimientos y costes

Los rendimientos obtenidos mediante esta metodología son muy variables pues en ellos influyen una gran cantidad de parámetros. En general, cabría esperar unos rendimientos medios parecidos a los obtenidos mediante la agricultura convencional.

Predominan los estudios que demuestran que la agricultura convencional es algo más productiva y que los rendimientos en unas series históricas muy largas en agricultura ecológica son algo menores a corto plazo, a largo plazo empiezan a igualarse, lo cual nos indica también que a veces hay falta de experiencia y de rodaje en esta agricultura (José M.ª Sumpsi, 1991).

La estructura de costes varía en función de la mano de obra empleada que debe ser superior en número y en cualificación en la producción ecológica, así como en función de los gastos en fertilizantes químicos y pesticidas, menor en la agricultura ecológica. La agricultura alternativa ahorra energía respecto al sistema de la agricultura convencional, que es un sistema absolutamente despilfarrador y absolutamente ineficiente desde el punto de vista del consumo energético.

La situación actual de dispersión de la producción también repercute en los costes, debido a las reducidas dimensiones de las unidades productivas y a que es necesario disponer de instalaciones de transformación y acondicionamiento específicas en el caso de las industrias.

Otro punto importante son los costes que debe asumir el agricultor para reconvertir sus parcelas a la agricultura ecológica. Tanto si empieza de nuevo como si cambia de sistema productivo, debe pasar un tiempo llamado período de reconversión que implica una serie de inversiones y la puesta a punto del suelo e implica además un período de dificultades. Este período de tiempo depende del tipo de cultivo o alternativa, así como también de las últimas actuaciones realizadas que puedan provocar problemas de residuos o desequilibrios graves en los sistemas agrícolas a transformar.

 

Industrias y mercado

La agricultura ecológica se extiende a la industria alimentaria. Así, el sector del envasado y elaboración de productos y derivados de esta actividad representa el 50% del total de las industrias transformadoras, siendo Cataluña la comunidad que cuenta con mayor número de instalaciones de este tipo seguida de Andalucía y Aragón.

Por lo que respecta al inicio de la producción ecológica, la mayoría de industrias en Cataluña (67’5%) iniciaron su producción entre 1984 y 1990, antes de 1976 no existía ninguna empresa que produjera de forma consciente productos ecológicos.

 

 

Tabla 3.- Principales industrias dedicadas a la manipulación, transformación y envasado de producción ecológica (1995)

ACTIVIDADES INDUSTRIALES n.º de industrias

Almazaras y/o envasadoras de aceite 21

Manipulación y envasado de especias aromáticas 7

Bodegas y embotelladoras de vino 18

Manipulación y envasado de productos hortofrutícolas frescos 74

Conservas de hortalizas, confituras, mermeladas, etc. 23

Panadería, confitería y derivados 11

Manipulación y envasado de frutos secos 19

Manipulación y envasado de granos 29

Productos animales 17

Fuente: MAPA

La principal actividad relacionada con la agricultura ecológica es la manipulación y el envasado de frutas y hortalizas, seguida por los transformados y las conservas vegetales y las almazaras. Seguidas de la manipulación y envasado de frutos secos y las bodegas. Y en último lugar, en pequeña cantidad están situadas las industrias dedicadas al envasado de plantas medicinales.

Las industrias tienen problemas para encontrar productos ecológicos y disponer de un suministro regular con una calidad asegurada. Así como también para rentabilizar los procesos, pues se trabaja con pequeñas cantidades, no existen instalaciones, tecnología y maquinaria adecuadas a este tipo de producción.

La distribución es todavía dispersa y atomizada. Es cara pues los agricultores tienen fincas de escasa extensión en las que se cultiva muchas veces un único producto ecológico y además estas fincas se hayan dispersas geográficamente. Los agricultores, en muchas ocasiones, realizan la distribución ellos mismos y otros dedican enteramente su producción a la exportación, pues su consumo está más desarrollado en otros países de la UE.

Otra forma de distribución es junto con productos de gamas similares (integrales, dietéticos), estos productos se venden en las mismas tiendas especializadas, por lo que en algunos casos no se tiene clara la barrera entre ellos.

Las grandes superficies consideran que el producto tiene mucho potencial pero para incrementar sus ventas sería necesario que mejoraran la presentación de cara al consumidor.

Hay gran diversidad de productos ecológicos en el mercado que poco a poco se van dando a conocer. Sin embargo, aún están restringidos a las tiendas especializadas pero parece que en breve pasarán a formar parte de las estanterías de las grandes superficies, esto es básico para su comercialización pues así podrá ser un producto al alcance de todos los consumidores potenciales. Es necesario que el mercado se adecue a las necesidades del consumidor para asegurar el óptimo desarrollo de este sector.

El mercado actual es marginal y limitado, está condicionado por factores de la oferta y tiene un gran potencial de la demanda de un amplio sector de un nuevo tipo de consumidores.

La motivación por una alimentación sana y de más calidad, junto con una preocupación por el medio ambiente hace que haya cada vez una mayor demanda de esos productos.

En un estudio realizado por R. García Peláez y A. Fernández de Soto en 1994 se vio que las desventajas más importantes que presenta este sector en cuanto al consumidor son que los productos ecológicos son más caros y difíciles de encontrar, que no existe suficiente publicidad ni información sobre ellos y que se estropean antes y tienen peor aspecto.

Se necesitan garantías para incrementar la credibilidad y confianza del consumidor hacia este tipo de producto, y en esto juega un papel muy importante el C.R.A.E. (Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica), así como también los organismos encargados de la regulación en las Comunidades Autónomas, el C.C.P.A.E. en el caso de Cataluña.

Por ello todos los esfuerzos de las organizaciones agrícolas, organizaciones comerciales, instituciones estatales, industria y medios no tendrán ningún efecto si no se consideran los deseos y necesidades del consumidor.

 

CONCLUSIONES

 

Serían necesarios más establecimientos y a la vez una oferta mayor, más constante y homogénea, para que una vez convencidos los posibles clientes de la bondad del productos pudieran acceder a él fácilmente y convertirse en clientes fieles.

Por lo que respecta al agricultor, el conocimiento de la existencia de un nuevo mercado para sus productos puede convencerle a reconvertir sus cultivos hacia la agricultura ecológica, pero antes deberá poner mucho de su parte pues las cosas en este momento todavía no son fáciles para los que se dedican a este sector que, sin embargo, tiene mucho potencial.

 

ANÁLISIS "DAFO" DEL SECTOR

Puntos débiles

* Costes mayores:

– más necesidades de mano de obra, más cualificada.

– período de reconversión.

– distribución más cara.

* Precio poco competitivo.

* No se encuentra disponible en grandes superficies.

* Producción heterogénea.

* Imagen poco clara.

* Problemas en la distribución:

– Dimensión pequeña de la parcela.

– Separación geográfica.

* Falta de confianza y conocimiento de sus garantías de calidad.

* Oferta irregular en el tiempo.

* No existen suficientes estudios sobre la influencia de la interacción de factores agronómicos en los cultivos ecológicos.

* Falta de merchandising en la venta de productos.

Amenazas

* Los productos convencionales ya tienen los canales de distribución en marcha y pueden ofrecer mejores precios.

* Resistencia al cambio de mentalidad por parte del agricultor.

* Poco conocimiento y motivación.

* Dependiencia mayor del medio por lo que pueden surgir imprevistos.

* En el sector industrial puede haber más competencia extranjera pues llevan más años en el mercado.

* Las industrias alimentarias convencionales pueden procesar más cantidad de producto por lo que rentabilizan el proceso.

* Sentimiento de falta de ayudas institucionales.

* Sector poco organizado.

 

Puntos fuertes

* Demanda por parte del consumidor de productos de calidad.

* Preocupación por el medio ambiente.

* Existencia de Consejos Reguladores que aseguren la calidad y procedencia del producto.

* La agricultura intensiva ya no produce demasiados beneficios a los agricultores.

* Menores gastos en productos químicos, no se de-pende tanto de la variación en los precios de éstos.

* Mayor conocimiento del consumidor de la alimentación y sus consecuencias en la salud.

* Actitud más abierta hacia los productos innovadores.

* Valoración y deseo de algo más que los aspectos materiales en el consumo de alimentos.

* Productos mediterráneos con poca competencia en Europa.

 

 

Oportunidades

* Existencia de un mercado potencial al que se ha de informar.

* Existen ayudas de la UE para fomentar el cambio de estructura agraria hacia este tipo de agricultura.

* Los productos pueden ofrecer más características propias en función de la zona de origen.

* Creación de empleo en el campo.

* Sensibilización general por los problemas medio- ambientales.

* Hay más demanda que oferta de productos elaborados.

* Falta de productos mediterráneos ecológicos.

* Hay un buen mercado en la exportación.

* Crisis de la agricultura convencional.

BIBLIOGRAFÍA

VV. AA., "Agricultura biológica y otras alternativas en el medio rural", Ponencias del II Congreso Internacional, Ed. I.R.Y.D.A.-MAPA, Madrid 1991.

VV. AA., Quadrem de normes tècniques, C.C.P.A.E.-DARP, Girona.

PELÁEZ GARCÍA, R., FERNÁNDEZ DE SOTO GARCÍA, A., Caracterización del consumidor actual de los productos de la agricultura ecológica en Madrid, I Congreso de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, pág. 543-548, Toledo, 1994.

MARTÍN, E., Dossier sobre Agricultura ecológica, Natura, junio 1995, pág. 47-54.

DOXA S.A., Estudio sobre EL MERCADO DE LA AGRICULTURA ECOLÓGICA, principales conclusiones, I.N.D.O.-MAPA, Madrid, 1991.

VV. AA., Estadísticas sobre agricultura Ecológica de 1995, MAPA, Madrid 1996.

VV.AA., La agricultura ecológica, Europa verde, Comisión Europea, Bruselas, 1994.

Hacia un desarrollo sostenible. Programa de la Comunidad Europea sobre política y acción en relación con el medio ambiente y el desarrollo sostenible, Comisión de las Comunidades Europeas, 1992.

MARTÍNEZ, I., La producció agrària ecològica, Catalunya rural i agrària, núm. 16, pág. 30-33.

ANEJO I

 

NORMATIVA SOBRE PRODUCCIÓN AGRARIA ECOLÓGICA

Unión Europea

• Reglamento (CEE) 2092/91 del Consejo de 24 de junio de 1991, sobre producción agraria ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimentarios.

• Reglamento (CEE) 94/92 de la Comisión, de 14 de enero de 1992, por el cual se establecen las disposiciones de aplicación del régimen de importaciones de terceros países contemplada en el Reg. (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 1535/92 de la Comisión, de 15 de Junio de 1992, por el que se modifican los anejos I y III del Reg. (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 2083/92 del Consejo, de 14 de julio de 1992, por el que se modifica el Reg. (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 3457/92 de la Comisión, de 30 de noviembre de 1992, por el que se establecen las normas aplicables al certificado de control para las importaciones comunitarias procedentes de terceros países, previsto en el Reg (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 3712/92 de la Comisión, de 22 de diciembre de 1992, por el que se aplaza la fecha de aplicación del apartado 1 del artículo 11 del Reg. (CEE) 2092/91, en relación a las importaciones procedentes de determinados terceros países.

• Reglamento (CEE) 207/93 de la Comisión, de 20 de enero de 1993, por el que se define el Anejo VI del Reg (CEE) 2092/91 y se establecen las disposiciones particulares de aplicación del apartado 4 de su artículo 5.

• Reglamento (CEE) 1593/93 de la Comisión, de 24 de junio de 1993, por el que se modifica el Reglamento (CEE) 3713/91.

• Reglamento (CEE) 2608/93 de la Comisión, de 2 de marzo de 1994, por el que se modifica el Anejo VI del Reg (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 688/94 de la Comisión, de 28 de marzo de 1994, por el que se modifica el Reglamento (CEE) 3713/92.

• Reglamento (CEE) 2381/94 de la Comisión, de 30 de septiembre de 1994, por el que se modifica el Anejo II del Reg. (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 52/95 de la Comisión, de 9 de marzo de 1995, por el que se prorroga, respecto a las importaciones procedentes de determinados terceros países, el término para la aplicación del apartado 1 del artículo 11 del Reg. (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 1201/95 de la Comisión, de 29 de mayo, por el que se modifica el anejo VI del Reg. (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 1202/95 de la Comisión, de 29 de mayor de 1995, por el que se modifican los Anejos I y II del Reg. (CEE) 2092/91.

• Reglamento (CEE) 1935/95 del Consejo, de 22 de junio de 1995, de modificación del Reg (CEE) 2092/91.

Estado español

• Real Decreto 1852/1993, sobre producción ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimentarios.

• Orden Ministerial de 28 de septiembre de 1993, por la que se dictan normas de desarrollo del Real Decreto 1852/1993.

• Orden Ministerial de 14 de marzo de 1993, por la que se dictan normas de desarrollo del Real Decreto 1852/1993.

 

Cataluña

• Decreto 28/1994, de 21 de enero, por el que se crea el Consell Català de la Producció Agrària Ecològica y se regulan la composición y las funciones.

• Decreto 325/1995, de 28 de noviembre, de modificación del Decreto 28/1994.

• Orden de 16 de marzo de 1994, por la que se aprueba el Reglamento Consell Català de la Producció Agrària Ecològica.

Normativa sobre ayudas a la producción agraria ecológica

• Reglamento (CEE) 2078/92 del Consejo, de 30 de junio de 1992, sobre métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente y la conservación del espacio natural.

• Reglamento (CEE) 746/96 de la Comisión, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CEE) 2078/92 del Consejo, de 30 de junio de 1992, sobre métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente y la conservación del espacio natural.

• Real Decreto 51/1995, de 20 de enero de 1995, por el que se establece un régimen de medidas horizontales para fomentar métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección y la conservación de los espacios naturales.

• Reglamento (CEE) 2328/91 del Consejo, de 15 de julio de 1991, relativo a la mejora de la eficacia de las estructuras agrarias.

• Reglamento (CEE) 866/90 del Consejo, de 29 de marzo de 1990, relativo a la mejora de las condiciones de transformación de los productos agrícolas (modificado por el Reglamento (CEE) 3669/93 del Consejo, de 21 de diciembre de 1993).

• Real Decreto 633/1995, de 21 de abril, por el que se regula el sistema de gestión de las ayudas comunitarias contempladas en el Reglamento (CEE) 866/90 y 867/90 (desarrollado por la Orden Ministerial de 4 de julio de 1991).